martes, marzo 19, 2019

Camino de Santiago Primitivo

Una excelente manera de conectarnos con la ruta del Camino de Santiago es a través del Camino de Santiago Primitivo. Lleva este nombre por...

Camino de Santiago Francés

El camino de Santiago Francés nació como la ruta de peregrinación de la Europa Medieval preferido por los hombres de fe cristiana. Era el...

Camino de Santiago Portugués

Esta es una de las rutas del Camino de Santiago que parte desde la ciudad de Lisboa, Portugal. Se le conoce como...

Albergues en el Camino de Santiago

Aún en el mundo de hoy el peregrinaje sigue siendo una de las actividades religiosas por excelencia. Cada año un incontable número de personas deciden realizarlo incluso si las condiciones climáticas se muestran opuestas. Después de todo es la fe de cada persona lo que mueve su voluntad.

Y es esa misma determinación lo que ha dado lugar a la industria de los albergues. El Camino de Santiago no se escapa de esa realidad. Además de ser una de las rutas más abarrotadas, es también una de las de mejor hospedaje. Y a continuación sabrás por qué.

¿Qué son los albergues en el Camino de Santiago?

Antes de explayarnos acerca de lo maravilloso de los albergues en el Camino de Santiago, es necesario aclarar qué son. De lo contrario corres el riesgo de confundirlos con otros sitios parecidos.

Pues bien, se trata de una modalidad de hospedaje diseñada para quienes peregrinan hacia Santiago de Compostela. La misma se encuentra enmarcada en una perspectiva simplista. Esto quiere decir que procura ofrecer servicios básicos, aunque lo recompensa con una experiencia única.

De lo anterior podemos concluir que no está demasiado distante de los estilos tradicionales de alojamiento. No obstante, el carácter religioso implicado configura ciertos matices especiales. Entre ellos las actividades y ocasionalmente los diseños temáticos de los establecimientos.

¿Cómo funcionan los albergues en el Camino de Santiago?

Los albergues en el Camino de Santiago tienen un funcionamiento muy particular que se amolda a su visión. Esto no significa que se aleje demasiado del modo de trabajo usual de los sitios de hospedaje. Aunque te conviene conocerlo bien para que sepas lo que te esperará en tu peregrinaje.

Credenciales de uso

Este es un elemento muy polémico, puesto que puede alienar a muchos interesados en peregrinar. Resulta que algunos albergues reservan su uso exclusivamente a los peregrinos que se desplazan a pie, o en medios sencillos. Además, tienen que presentar una credencial para poder ser admitidos.

Dicha exclusividad no es una regla universal. De hecho, el número de albergues que la posee es muy poco. Sin embargo, estar al tanto de esto te dará una idea de cómo confluye un cierto grupo característico a uno mismo. O sea, ahora podrás saber por qué en tu hospedaje no hallas peregrinos.

Carácter público y privado

En este apartado también confluyen dos vertientes. En el Camino de Santiago hay albergues públicos y también privados. Los primeros pertenecen a entidades públicas. Por ejemplo, comunidades religiosas, ayuntamientos e incluso asociaciones devotas.

Por su parte los privados son administrados por una sola persona. En ambos casos suele haber un cierto código de normas y de directrices a seguir. Por consiguiente, el tipo que elijas condicionará tu experiencia de peregrinaje al final.

Asignación de las plazas

Ya hablamos de que los peregrinos suelen disfrutar de la exclusividad en ciertos albergues. Aunque sumado a eso los que viajan a pie tienen ciertas preferencias al momento de asignarse las plazas. El proceso usualmente se hace tomando en cuenta el orden de llegada.

Costos y límites de la estadía

La estadía en estos albergues casi siempre se encuentra limitada a una sola noche. Esto se hace con el fin de dar oportunidad a todos los que viajan y evitarle obstáculos al peregrinaje. No obstante, en escasas ocasiones hay excepciones. Asimismo, la reserva anticipada es posible solo en los privados.

Ahora bien, hablando de los costos nuevamente hace falta considerar si el albergue es público o no. Los que sí lo son, exigen simplemente una donación totalmente voluntaria. La misma se destina luego a costear aspectos como el mantenimiento de la infraestructura, el aseo, entre otros.

Los albergues privados sí ameritan un pago oficial. La tasa más común oscila entre los 10 y los 20 euros. Esto por supuesto se ve recompensado más adelante en los servicios ofrecidos en el paquete de hospedaje.

Indudablemente los albergues públicos resaltan en este apartado. Y es que el hecho de que los donativos sean voluntarios los vuelve la opción más económica de todas. Es a causa de eso que son los más usados por todos los que peregrinan.

Servicios disponibles

Para esta parte por última vez debemos considerar si el albergue es público o privado. En el primer caso suele ofrecerse un lavabo, una cama e incluso un sitio para el lavado de la ropa. A veces hasta cuentan con cocina incorporada.

Tratándose de los privados, estos poseen cada uno de esos servicios. Aunque tienen también otros menos básicos, como por ejemplo el acceso a Internet o secadora de ropa.

Ventajas de elegir uno de estos albergues

Ya conoces bastante acerca de los albergues en el Camino de Santiago. Pero a pesar de eso es hora de mostrarte con precisión las ventajas que tienen. Las mismas harán que los escojas sin dudar para tu peregrinaje.

Bajo costo

Sin importar que el albergue sea público o privado, lo cierto es que son completamente económicos. Alojándote en uno gastarás menos que en algunos de los artículos que diariamente consumes. Y a cambio vivirás una experiencia espiritual encomiable e imposible de olvidar.

Múltiple interacción

Gracias a la enorme popularidad de estos albergues, son la opción favorita de todos los peregrinos. De ese modo es seguro que podrás interactuar con muchísimas personas. Con un poco de suerte podrás compartir con ellas tus vivencias, y tal vez hasta hacer nuevos amigos.

¿Cómo escoger tu lista ideal de albergues?

Para que tu peregrinaje sea de lo mejor, es totalmente imprescindible que cuentes con albergues adecuados a ti. Para ello debes evaluar todos los que se hallen disponibles. Considera cuáles servicios necesitas realmente, y esto te permitirá saber si optar por los públicos o por los privados.

Si escoges la segunda opción, asegúrate de reservar con antelación ya que son muchos los peregrinos interesados. Un descuido en ello podría significar que te quedarás sin alojo alguno para tu peregrinaje. De igual forma es importante que prepares tu mente y te adecues a un estilo de vida sencillo.